Pinar del Río, Viñales y Cayo Levisa

"Pinar del Río", en cuyas tierras se cultiva el mejor tabaco del mundo, fue fundada en 1699 y es la provincia más occidental de Cuba, la tercera en extensión y la séptima en número de habitantes.

Pinar, como se le llama coloquialmente, cuenta con atracciones turísticas como cadenas montañosas, preciosos valles, bosques, cuevas, ríos, playas y cayos.

Es en estos valles donde se cultiva el tabaco más exquisito del mundo. Campesinos arando con bueyes le transportan a otros tiempos entre paisajes arquetípicos de la campiña cubana, que alcanzan su esplendor máximo en el Valle de Viñales (Reserva Mundial de la Biosfera de la UNESCO), con sus fascinantes formaciones de piedra caliza (mogotes) elevándose sobre plantaciones de tabaco, cuevas, todo perfectamente encajado en un entorno campestre. Los mogotes como tal, sólo existen en Pinar del Río, China, Málaga, Puerto Rico y Jamaica. Los geógrafos han llamado al Valle de Viñales “el paisaje más espectacular de Cuba”.

La geografía de Pinar del Río está dominado por una cordillera montañosa baja - la Cordillera de Guaniguanico – formando una columna este-oeste a través de la provincia, la cual está dividida por el Río San Diego en dos sierras - la Sierra del Rosario (Reserva Mundial de la Biosfera de la UNESCO) al este y la Sierra de los Órganos al oeste.

Las montañas, que alcanzan una altura de 692 metros en la cima de Pan de Guajaibón, limitan con la estrecha y ondulante costa norte, donde una cadeneta de cayos - el Archipiélago de “Los Colorados” – yacen protegidos por el arrecife coralino. De ellos, la mayor atracción es Cayo Levisa.

Las llanuras más anchas al sur están cubiertas por una tierra menos fértil que sustenta extensas plantaciones de arroz, pastos de ganado y pantanos con terrenos de caza y lagos cargados de serranos y otras especies de pesca deportiva.

Una delgada extensión de tierra deshabitada que se prolonga hacia el sur - la Península de Guanahacabibes –, se asoma como una protuberancia adentrándose 50 kilómetros al oeste en el Golfo de México. Es una reserva de la naturaleza saturada de densos arbustos y cactus que aloja, entre otras atracciones, al renombrado Centro de Buceo Internacional “Maria La Gorda”. Otro estupendo sitio para vacaciones para los entusiastas del buceo y la naturaleza.