Loading

Recorra las grandes islas occidentales de los Jardines del Rey.

June 15, 2009 in Cuba - Guia por la carretera |

Por: Dr. Martin Luis

Por Dr. Martin Luis

De aceptarse la sugerencia propuesta en el número anterior se continúa el viaje desde San José del Lago, Mayajigua, hacia Morón, después de pasar las poblaciones de Chambas y Falla, habiendo recorrido 35 km. Morón es una ciudad que ofrece múltiples opciones, tanto para los amantes de la naturaleza como aquéllos que prefieren lo social y lo cultural. Se le presentará en el próximo número, cuando regrese a esta ciudad desde las grandes islas. Ud. escogerá lo que mejor considere según sus intereses.

No se le propone escala y diríjase directamente al pedraplen que lleva a las islas, el cual se le conoce localmente como pedraplen de Cayo Coco. Las islas próximas a Morón son de mayores dimensiones, algunas incluso más extensas que los pequeños países insulares del Caribe. Este pedraplen fue el primero que se construyó en Cuba, con aproximadamente 17 km. de largo. Su construcción es sólida y, tanto éste como el que une Caibarién con el Cayo Santa María sufrieron pocos daños con la afectación de los ciclones que azotaron a Cuba hace pocos meses.

A la salida de Morón se toma la carretera que conduce a los poblados de Bolivia y Esmeralda. A 3 km. se toma la carretera localizada hacia la izquierda de su movimiento, la que conduce a los poblados del Holandés y San Rafael. Todo el recorrido es a poca distancia de la laguna de La Leche, la mayor de Cuba. Pasados 20 km. se llega al primer poblado, al que se recomienda por lo curioso de sus construcciones, que recuerdan las tradicionales de Holanda. Además, aquí se localiza el Centro Equino de Quarter Horses, donde se puede observar ganado de pura raza y ganado Santa Gertrudis.

Se continúa viaje y al dejar este poblado la carretera atraviesa el caserío San Rafael y se interna en al Bahía de los Perros, dando origen al pedraplen. El mismo fue el primero que se construyó en Cuba, con aproximadamente 17 km. de largo. Su construcción es sólida y, tanto éste como el que une Caibarién con el Cayo Santa María sufrieron pocos daños con la afectación de los ciclones que azotaron a Cuba hace pocos meses.

La Bahía de Los Perros es un cuerpo de agua poco profundo y donde en ocasiones pueden observarse otros pequeños islotes a ambos lados de la vía, los cuales se hacen más numerosos antes de llegar al principal punto de destino de esta propuesta: Cayo Coco, la tercera isla en extensión de Cuba. En uno de estos pequeños cayos se halla un rústico restaurante llamado La Silla, una de los mejores sitios para observar el flamenco rosado.

Esta isla es baja, carece de corrientes superficiales de agua y presenta una faja cenagosa en toda su costa sur, mientras que la norte más alta y arenosa, donde se hallan sus principales valores desde el punto de vista turístico. En esta isla, hacia su parte oriental se halla un aeropuerto internacional, conocido como Jardines del Rey.

Si el viaje hasta estos parajes es fascinante, más aún es pasar algunos días el mismo. De manera resumida pueden realizarse diferentes opcionales en cuatro de estas islas: Cayo Coco, Cayo Guillermo, Paredón Grande y Media Luna.

En Cayo Coco, llamado así por las aves blancas conocidas popularmente como cocos, hay lugares donde pasar varios días, en la llamada Zona Hotelera, todos unidos por una carretera en buen estado. Por ejemplo se pueden citar los hoteles Meliá Cayo Coco, Sol Cayo Coco, Blau Colonial Cayo Coco, NH Cristal Laguna, Tryp Cayo Coco y Villa Gaviota, mientras que hacia el centro y algo separado de este grupo se halla el hotel Oasis Playa Coco. En todo ese conjunto también se halla una Base Náutica, un Centro de Comunicaciones, una Gasolinera, un Restaurante (La Güira), un Centro Internacional de Buceo y algunas playas, tales como Uva Caleta, La Jaula, Flamencos y Las Coloradas. Además aquí se localiza el centro conocido como SPA Talaso Acuavida Cayo Coco, donde disfrutará de hidromasajes, beneficios con aceites esenciales, un gimnasio, aplicaciones especiales de fango marino y otros beneficios propios de este tipo tratamiento, acompañado de programas especializados con personal capacitado que lo ayudarán a mejorar su salud y apariencia personal.

También en Cayo Coco se halla el Parque Natural El Bagá, al cual puede llegarse en coches o en un Tren Turístico que puede recorrer Cayo Coco. En este Parque puede realizarse, entre otras actividades de tipo histórico, la observación de los paisajes costeros desde una torre rústica de más de 25 metros de altura y recorridos con medios rústicos donde pueden observarse animales autóctonos, tales como venados, iguanas, jutías, jicoteas, cocodrilos, flamencos, aves y otros elementos interesantes de la naturaleza en su medio. Además, en la finca conocida como Sitio La Güira se recrean sitios aborígenes y un centro de asentamiento de carboneros del siglo XIX, aunque los mismos también existieron en otros puntos de las ciénagas cubanas hasta el triunfo de la Revolución, tales como la Ciénaga de Zapata y Pinar del Río.

Próximo a la gasolinera, el pedraplen se bifurca hacia el este y al oeste. Al este el mismo cruza hacia Cayo Romano, la tercera isla mayor de Cuba, mediante un pequeño pedraplen y a pocos kilómetros otro pedraplen lleva hacia el cayo Paredón Grande.

Próximo a la gasolinera, el pedraplen se bifurca hacia el este y al oeste. Al este el mismo cruza hacia Cayo Romano, la tercera isla de Cuba en extensión, mediante un pequeño pedraplen y a pocos kilómetros otro pedraplen lleva hacia el cayo Paredón Grande. El mismo es pequeño, no hay hoteles pero cuenta con un Centro Internacional de Pesca, playas de excelente calidad (Los Lirios, Los Pinos y del Norte), mientras que en pequeñas islas próximas están las playas del Sol y Chica, donde se disfruta también la soledad. Algo muy interesante es la visita al Faro Diego Velázquez, con casi 160 pies de altura, construido aproximadamente a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

La bifurcación de la carretera en Cayo Coco hacia el oeste lleva al Parque Natural conocido como El Bagá, descrito anteriormente. A continuación la carretera se transforma en pedraplen, cruza algunos pequeños cayos y llega hasta los cayos Cayo Guillermo y Media Luna.

En Guillermo se hallan cuatro hoteles (Sol Cayo Guillermo, Meliá Cayo Guillermo, Villa Cojímar e Iberostar Daiquirí) y una Marina Internacional. En el cayo Media Luna, rodeado de una barrera coralina, se halla la playa Pilar, de excelente calidad. En un sitio que se recomienda para los deportes náuticos y buceo.

En general, esta área se considera como una magnífica zona de pesca, en particular en los bajos (arrecifes sumergidos) al este de cayo Paredón Grande, donde se puede realizar todas las modalidades de pesca, por ejemplo trolling, pesca fly, spinning y otras modalidades. También viajes con embarcaciones para visitar sitios de interés en las islas, tales como las dunas naturales de Cayo Guillermo. Paseos a caballo en algunas de las playas, prácticas de snorkeling en algunos puntos de la barrera coralina.

Disfrutar de estos sitios es una sugerencia difícil de declinar. Los varios hoteles y villas están a su disposición.

No pierda la oportunidad. A su regreso a Morón otras sorpresas le aguardan.



Comments are closed.